Robots camareros: Una medida para combatir el Coronavirus

El restaurante Palacio Real de Holanda adquirió robots camareros antes de la pandemia como una atracción para los clientes. Sin embargo, dicha alternativa ha funcionado para mantener el distanciamiento social en la lucha contra el Coronavirus en los Países Bajos.

A lo largo de casi todo el planeta, a causa de la pandemia global que nos aqueja, el confinamiento y la distancia social han sido impuestos como una de las medidas indispensables para evitar los contagios y la propagación de la enfermedad causada por el COVID-19.

Durante prácticamente más de dos meses la vida social del planeta se ha visto pausada, por lo que gran parte de comercios y restaurantes han mantenido sus puertas cerradas. Ahora, en Europa, se comienza por dar paso a la llamada “nueva normalidad” y los comercios han comenzado a adaptarse.

Debido a que gran parte de las medidas sanitarias impuestas para los comercios, al incluir aforos reducidos con el fin de evitar la concentración de grandes masas en espacios cerrados, una de las problemáticas se enfoca en cómo proceder para seguir las normas impuestas de desinfección y así evitar los contagios, cuando los camareros son aquellos que más contacto tienen con los clientes y, por tanto, podrían ser objetivos más fáciles de contagio.

Robot camarero

Los robots camareros

Con la llegada de robots se evitaría esta situación. Tal es el caso de un restaurante ubicado en Holanda, el cual opera con robots camareros, en un principio pensados como una estrategia para atraer clientes, antes de la pandemia. Sin embargo, ahora, frente a la situación que se presenta, resultan ser una compra lo bastante inteligente para mantener la distancia física y así evitar el contagio del Coronavirus.

Ya que, los robots no pueden contagiarse del virus, ni ser focos de contagio, pues el virus no sobrevive en su superficie.

El dueño del restaurante Palacio Real, Shaosong Hu, bde incluir robots camareros, tras un viaje a China, dónde ingresó a un restaurante que ya funcionaba con estos camareros. Por lo que, a su regreso a Holanda hizo su primer pedido y la inversión ha rendido frutos.

La característica de estos robots, que van vestidos de rojo y blanco para simular un aspecto más amigable, se encargan de saludar y despedir a los clientes con su voz artificial. También de atender las mesas, servir y recoger los platos y limpias las mesas. Así, el Palacio Real puede garantizar que las medidas de distanciamiento social se cumplan, afirma el dueño del restaurante.

Robots Palacio Real

Aunque, la adquisición de los camareros robóticos por parte del restaurante holandés tiene que ver con una coincidencia frente a la pandemia. Estos robots ya llevan un tiempo formando parte de la normalidad en múltiples comercios de China. Sin embargo, cada elemento involucra una inversión de aproximadamente 1,200 dólares, aún no logran superar del todo las capacidades del humano para trabajar.

Ahora, aún es algo raro encontrar este funcionamiento en lugares fuera del país asiático. Ya que sólo algunos restaurantes del resto de Europa, como Madrid, Valencia o Aragón, cuentan con los mismos recursos de Palacio Real para gestionar sus servicios locales.

Veremos si esta innovación tecnológica se convierte en algo más común, para que muchos otros comercios las integren y cumplan las medidas sanitarias, o si siguen apostando por el trabajo humano.

Si te agrada nuestro contenido no olvides seguir visitando nuestro sitio Web Tecnocat al igual seguirnos en nuestras redes sociales Facebook , Twitter e Instagram.


Por si te lo perdiste:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.